¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo gatos en casa?

A todas las embarazadas se les hacen las pruebas de la toxoplasmosis. Si se demuestra que ya ha estado en contacto con el parásito, ya no hay que preocuparse. Si no es así, el riesgo de contagio sigue siendo mínimo y sólo hay que seguir unas pocas indicaciones para evitarlo.

Los riesgos de contagio son infinitamente más elevados si se consumen alimentos poco cocinados, fruta y verdura no adecuadamente lavadas, agua no potable o contaminada, si se efectúan labores de jardinería o se manipula carne cruda sin la adecuada protección.

En el caso de que un gato se infecte por toxoplasma al cazar animales y comérselos, expulsará los huevos de este protozoo durante tan sólo un mes tras el contagio. Estos huevos deben de estar expuestos a la luz durante 48 horas para ser a su vez contagiosos.

Ya sería puntería que coincidiera con el embarazo de su propietaria. Bastaría por tanto con recoger a menudo los excrementos de la caja de arena del animal, empleando guantes y lavando después bien las manos. O más sencillo: dejando que lo haga otra persona.

De todas formas un gato que lleve meses o años en casa tiene posibilidades mínimas o nulas de eliminar ooquistes con las heces si se evita el consumo de carne cruda o acceso a fuentes de agua contaminada externas.

Quieres ver a otras mamis que pasaron su embarazo acompañadas con sus animales, su familia?: https://www.facebook.com/media/set/?vanity=controlcoloniasfelinascoslada&set=a.2040530952860673

https://www.facebook.com/media/set/?vanity=controlcoloniasfelinascoslada&set=a.2040530952860673

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *