Peritonitis Infecciona Felina (PIF)

Resumen La Peritonitis Infecciosa Felina es una enfermedad fatal, inmunomediada, provocada por la infección producida por el coronavirus entérico felino (CoVF). Es una enfermedad de diagnóstico creciente, progresiva, de carácter agudo de las membranas serosas y una lesión piogranulomatosa generalizada, que ocurre en pulmones, hígado, tejido linfático y cerebro. El coronavirus felino (CoVF) es un virus envuelto, hebra RNA positivo, perteneciente a la familia coronaviridae (CoVFs). En la siguiente revisión se destacan las generalidades de la enfermedad, métodos diagnósticos, alternativas terapéuticas y manejo de la enfermedad.

Introducción La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad que por años ha causado desazones, tanto en lo afectivo como en lo clínico, debido a su desenlace invariablemente fatal independiente de los esfuerzos médicos. La infección con Coronavirus Felino (CoVF), produce dos formas clínicas de enfermedad; una leve enteritis y la peritonitis infecciosa felina, enfermedad multisistémica y fatal que genera sintomatología grave. Los animales que cursan clínicamente con la peritonitis infecciosa felina, dependiendo en gran parte de su inmunidad particular, pueden desarrollarla de tres maneras: seca, húmeda y mixta. El PIF seco se caracteriza por lesiones piogranulomatosas de carácter multiorgánico. (O 3,)  efusiones en abdomen o tórax. La presentación mixta es aquella que produce signos húmedos y secos a la vez.

Epidemiología Los coronavirus felinos son muy comunes, especialmente en lugares de altas densidades, como gateras o criaderos, donde llegan a ser endémicos. Se encuentran en todo el mundo y se transmiten primariamente por heces y raramente por saliva.4 La prevalencia en mascotas solitarias es más baja.3 Existen factores importantes al momento del desarrollo del PIF, como la raza y la edad. Algunas razas puras como la Bengala tienen mayor susceptibilidad a desarrollarlo. La edad también es un factor a considerar, ya que cerca del 70% de los gatos afectados por PIF son menores a 1 año de vida.3 Las heces son la principal fuente de contagio y el virus puede sobrevivir por hasta dos semanas en las cajas de arena. Luego del contagio oro-fecal, los animales comienzan a diseminar el virus por las heces a partir de una semana3 y pueden permanecer crónicamente infectados, eliminando el virus continua o intermitentemente por largos períodos.5 De estos, se estima que sólo un 5% a 10% desarrollan el PIF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *